Sermón del Monte, la oración de Jesús de Nazaret

Entre las enseñanzas que Jesús les mostró a sus discípulos se destaca el Sermón del Monte, el cual se encuentra en el Evangelio de Mateo, específicamente en los capítulos 5, 6 y 7. En general, este puede considerarse uno de los discursos más largos, pues en él se plasma la forma en el deber vivir, pensar, actuar, adorar y hablar los cristianos en su vida cotidiana.

Sermón del Monte

¿Qué es el Sermón del Monte?

El Sermón de la Montaña o del Monte fue una enseñanza que recibieron los discípulos y una gran multitud de personas por parte de Jesús de Nazaret. Según lo que dice en el Evangelio de Mateo, en ella se contemplan tres aspectos de suma importancia: las Bienaventuranzas, el Padrenuestro y la conocida Regla de Oro. No obstante, también menciona que los hombres y mujeres deben seguir la palabra de cristo toda su vida, cumplir con los mandamientos y amar a su prójimo.

Por medio del Sermón del Monte, Jesús les enseña a sus discípulos la forma correcta de rezar y les explica a sus seguidores cómo poder mantener una comunicación directa con Dios en todo momento. Por ello, la estructura de la enseñanza inicia con una narrativa en donde se utiliza la metáfora de la sal y la luz para luego observar discursos relacionados con la limosna y el ayuno.

En esta misma parte, se habla sobre las condenas que pagan las personas por hacer actor prohibidos y los errores de juzgar. En general, el Sermón del Monten contiene las principales disciplinas del cristianismos, por lo que es considerado por una gran variedad de religiosos y pensadores morales una introducción para entender a Jesús.

Cabe destacar que el Sermón del Monte es muy similar al de la Llanura, el cual se menciona en Evangelio de Lucas. De hecho, algunos comentaristas creen que se trata del mismo texto pero en versiones distintas. Esto porque las enseñanzas de Jesús eran predicadas en muchos lugares y con distintos grupos de personas.

¿En qué capítulos aparecen las enseñanzas del Sermón del Monte?

El Sermón del Monte se encuentra plasmado en el Evangelio de Mateo, capítulo 5, 6 y 7. En ellos se abordan temas como el bien, el mal, la falta de espíritu, injusticia, la sanidad, la gracia, las oraciones, las promesas y entre otros que descubrirás a continuación.

Capítulo 5

En el capítulo 5 se plasma la introducción del discurso de Jesús, el cual inició cuando varias personas lo siguieron hasta un monte, donde se sentó para enseñar lo siguiente:

  • Las bienaventuranzas (5:3-12): acá se muestra que la felicidad no llega con el dinero y el poder, por lo que Jesús crea una lista de las cosas que Dios considera bueno como por ejemplo, las intenciones del corazón y la lealtad.
  • La sal de la tierra y la luz del mundo (5:13-16): por medio de esta enseñanza Dios espera que las personas vivan en la tierra de forma correcta y dejen un efecto positivo.
  • La ley (5:17-20): aunque muchos no entienden el propósito de las leyes de Dios, en este pasaje se aclara que Jesús solo vino  animar al pueblo a que las cumplan y que no sigan cometiendo pecados.
  • La ira (5:21-26): como muchos sabe, los resultados de la ira siempre son negativos. Por ello, Jesús les advierte del pecado de esta y los alienta a confiar en el corazón para que el enojo no los penetre. Un gran desafío que llenará tu vida de sabiduría para perdonar y resolver conflictos.
  • El adulterio (5:27-30): Jesús sugiere nunca caer en la tentación, pues una persona capaz de engañar no tiene un buen corazón.
  • El divorcio (5:31-32): si bien, según la ley el divorcio está permitido, Dios espera que las parejas unidad delante de él no se separen jamás.
  • Los juramentos (5:33-37): si piensas romper una promesa no uses el nombre de Dios para ello.
  • La venganza (5:38-42): Jesús anima a las personas a buscar la justicia de forma sana y ofrecer perdón.
  • El amor hacia el enemigo (5:43-48): amar a todos por igual es una forma de acercarse más a Dios. Jesús dice amar al enemigo te hará especial.

Capítulo 6

En el capítulo 6 se encuentran plasmados varios actos que deben seguir las personas para acercarse más a Dios. Para ello no solo debes desear la aprobación de la gente, sino:

  • Las limosnas (6:1-4): si deseas hacer algo bueno, que sea en privado. Jesús explica que aquellos que no anuncian sus obras serán premiados por la gloria.
  • La oración (6:5-15): aquí Jesús le enseña a sus discípulos la forma correcta de orar, que hoy se conoce como Padrenuestro.
  • El ayuno (6:16-18): Jesús anima a todos a ayunar en privado, sin llamar la atención. De esta forma, Dios te premiará por tu humildad y devoción.
  • El dinero (6:19-21): recuerda que las posesiones no se acumulan en la tierra. Los valores serán la clave para acercarte a Dios, pues los tesoros nunca se irán a cielo.
  • Las preocupaciones (6: 25-34): Jesús dice que lo mejor es cumplir con un día a la vez, no te afanes y deja que todo transcurra con naturaleza.

Pincha aquí y descubre todo sobre la Oración a Yemayá

Capítulo 7

En este último capítulo del Salmón de la montaña se expone un discurso relacionado con el error de juzgar a las otras personas. Aun más cuando ni siquiera mides tus acciones propias.

  • Juzgar a los demás (7:1-5): muchos cristianos creen que tienen derecho a condenar a los demás, por lo que Jesús los llama hipócritas. Todas las personas serán juzgadas por Dios, quien es el único que tiene este poder.
  • La oración efectiva (7:7-11): las bendiciones de Dios atraen abundancia, por lo que Jesús alienta a todos a pedir al Padre Celestial para que se les haga.
  • La regla de Oro (7:12): todo lo que desees que las personas hagan contigo, hazlas con ellos también. Así se resume la ley.
  • La puerta estrecha (7:13-14): el mundo ofrece muchas opciones para que vivas como quieras, pero solo siguiendo a Dios tendrás vida eterna.
  • El árbol y sus frutos (7:15-20): si tu corazón es malo, tus frutos será malos. Por ello, vive toda tu vida cumpliendo con la ley de Cristo para que seas recompensado.
  • Verdaderos discípulos (7:21-23): no solo basta con creer en Dios, es necesario que vivas de acuerdo con su voluntad. Recuerda que él sabe distinguir entre los buenos y malos, con ello se hará el juicio final.
  • Los dos cimientos (7:24-27): el que escucha las enseñanzas y las sigue, será tan fuere como una roca y nadie lo derrotará.

Si te ha gustado esta información sobre el Sermón del Monte, quizás te puedan interesar otros artículos de nuestro blog. Por ejemplo: Dominio Propio

Deja un comentario