Afrodita, la diosa griega del amor, todo sobre ella y más

La mitología griega está llena de historias impresionantes, con personajes fantásticos que a pesar de haber sido escrita hace años, hoy sigue siendo estudiada por las nuevas generaciones. Todos conocemos sobre los tres grandes dioses, Zeus, Hades y Poseidón pero ¿realmente conocemos sobre las historias de otros dioses importantes? Te invitamos a leer este artículo para que aprendas todo sobre la historia de Afrodita.

AFRODITA

¿Quién es Afrodita?

Cuando hablamos de la mitología griega, notamos que hay nombres que resaltan entre otros. Eso se debe a que durante los años, las historias de estos personajes, se han vuelto más conocidas. Uno de los casos de este fenómeno, es el de Afrodita.

Aunque conocida como la diosa de amor, en la mitología, está definida también como la diosa de la belleza y la sensualidad. Se cree que Afrodita era considerada la diosa más bella de toda Grecia. Además, tenía un puesto destacado entre los doce dioses olímpicos, haciéndola aún más atractiva.

Si bien es cierto que en la cultura moderna esta diosa era la diosa del amor, lo que muchos no saben de ella es que de hecho, su amor se relacionaba más al erotismo que al romanticismo. Cabe destacar que el dios del amor romántico era Eros. Afrodita era la digna representación de la sexualidad, el deseo carnal, la belleza y la compatibilidad de dos personas.

Como casi todos los dioses griegos, Afrodita también tiene su equivalente romano que es Venus, de quien hablaremos más adelante y aclararemos algunas diferencias. En la historia, Afrodita se casa con Hefestos. Sin embargo, eso no impide que tome varios amantes, de los mismos, termina mencionando a Ares, el dios de la guerra, su favorito.

Si te interesan más artículos como este, te invitamos a explorar las diferentes categorías que tenemos en nuestro blog. De hecho, te recomendamos leer personajes mitológicos

El origen de Afrodita

Como hemos dicho anteriormente, Afrodita era considerada la diosa del amor, por eso, su historia permaneció en el colectivo durante años. Pocas personas reconocen el origen de esta diosa. A diferencia de otras historias dentro de la mitología, Afrodita tiene varios orígenes y esto solo sucede, porque tiene numerosos equivalentes dentro de distintas culturas.

Afrodita para los griegos, Inanna en la mitología sumeria, Astarté en la fenicia, Turan en la etrusca, Xochiquétzal en la azteca y Venus en la romana. Afrodita es una diosa cuya historia ha cambiado para adaptarse a las múltiples culturas que la han usado como referencia.

Si bien es cierto que es imposible explicar el origen exacto de esta diosa, se ha registrado que los asirios fueron las primeras personas en establecer un culto sobre ella.  Eventualmente, Afrodita o Ἀφροδίτη que es su nombre griego, pasó por varias culturas indoeuropeas hasta establecerse en la cultura griega. Aquí, por fin, se le dio un nombre reconocible y un mito que la seguiría por años.

Culto

Si bien es cierto que en tiempos modernos sólo podemos observar a la mitología griega como una historia fantasiosa, la realidad es que, para los antiguos griegos, estas historias y deidades eran parte de su cultura real. Es decir, su existencia era innegable e incontrovertible. Afrodita era una de las diosas más veneradas en la cultura griega. Eso se debe a que mucho más a los poderes que se le atribuían que a su propia personalidad.

En Atenas y Corintios, el culto de Afrodita representaba una gran parte de la población de estos lugares, durante años, se celebraron distintas celebraciones en su honor. Corintios, especialmente, era conocida como la ciudad de Afrodita, ya que existía una enorme cantidad de templos sagrados con el objetivo de rendirle culto a esta diosa.

En el más reconocido de este, era el templo que se ubicaba en la cima del Acrocorinto, que existió hasta la destrucción romana en el siglo 146 a.C. Dentro de este lugar,  se consideraba que las relaciones sexuales con sus sacerdotisas eran un método efectivo de adoración, además, se llevaba a cabo diversos rituales de vertibilidad.

Por otro lado, el culto de Afrodita la relacionaba con el mar, es por eso, que muchas de sus representaciones e imágenes, hacen referencia a este elemento. Afrodita, como imagen, se veía en conjunto con diferentes criaturas marinas.

AFRODITA

Culto en la actualidad

La creación de nuevas religiones y deidades hizo que muchos de los cultos antiguos se extinguieran. Sin embargo, hoy en día, muchas personas han rescatado estas tradiciones. El culto dodecateísmo, asegura que Afrodita es una de sus deidades más adoradas.

Las ofrendas comunes que se le ofrecen a esta diosa con alimentos, frutas, especialmente, para hacer referencia a sus mitos. Adicionalmente, los rituales se siguen empleando, solo que ahora, se utilizan métodos más modernos y sencillos, siendo más tradicionales que efectivos.

Es debido a la inmensa cantidad de religiones que existen en el planeta, que el ser humano ha empezado a adoptar viejas creencias para que estas se apliquen en un pensamiento más moderno. ¿Para qué unirse a una religión nueva cuando puedes basar tu fe en un arquetipo que encaje con tu personalidad o gustos? Tradicionalmente, los cultos de los dioses griegos son vistos como cultos paganos, sin embargo, esto no lo hace inválida ante otras religiones, al fin y al cabo, todas comenzaron como un culto.

Prostitución ritual

Si bien es cierto que Afrodita es la diosa del amor, este amor está más relacionado con la atracción sexual que con el romanticismo. Es por eso, que universalmente, el culto de afrodita (y de otras diosas parecidas) se ha visto envuelto en un aspecto bastante particular: la prostitución religiosa.

Hoy en día, muchas de las religiones tienden a condenar la sexualidad y el deseo carnal. En el caso del culto de Afrodita, la sensualidad es un elemento clave. Tanto en la práctica del culto moderno, como hace siglos en la antigua Grecia, los templos sagrados de veneración de esta diosa. Estos fueron testigos de varios actos sexuales con el único objetivo de adorar a la diosa.

Aunque empezó como una forma sagrada de adoración, los griegos aprovecharon estas tradiciones para obtener un beneficio mutuo. Las sacerdotisas obtenían un ritual donde podían venerar a su diosa y las personas que los acompañaban, si eran ajenos al culto, obtenían una satisfacción.

El eufemismo griego para estas “prostitutas” era hieródula, que podía significar una sierva sagrada. Esta costumbre de utilizar los templos como sitios de prostitución fue practicada por diferentes culturas ancestrales, como la de Oriente medio. Allí, la veneración de Afrodita no era reconocida por su contraparte griega, sino que era adorada como la sumeria Inanna y la acadia Ishtar.

Las dos Afroditas

A finales del siglo V a.C, los filósofos de la época habían dividido a Afrodita en dos diosas diferentes, aunque su adoración seguía perteneciendo al mismo culto. La afrodita Urania, era la versión que había nacido de la espuma luego de un evento donde Crono, castró a Urano. Mientras que la Afrodita Pandemos, era la afrodita común que todos veneraban, la versión nacida de Zeus y Dione.

El por qué los filósofos decidieron hacer esa división es bastante sencillo. Las dos afroditas representan etapas diferentes de la diosa, además, para las personas de su culto, era más fácil  venerarla de esta manera. Afrodita de Urania representaba a una diosa vieja considerada celestial, mientras que Afrodita de Pandemos era su versión joven y más común.

Nacimiento

Existen varias versiones que hablan sobre el nacimiento de Afrodita, sobre todo, las historias empezaron a volverse un poco más complejas cuando los filósofos separaron a Afrodita en dos. Una de las versiones más conocidas, implica que Afrodita nació en una espuma generada en el mar, cerca de Pafos.

Esta espuma era el resultado de acto por parte de Crono, donde decide cortarse los genitales a Urano con una hoz echa de diamantes y lanzarlos al mar. De allí la asociación de Afrodita con el mar, adicionalmente, esto implicaría que parece a una generación anterior a la de Zeus.

Homero, sin embargo, cuenta una segunda versión bastante diferente, donde implica que Afrodita es de hecho la hija de Dione, una diosa oracular (que puede predecir el futuro). En esta versión, se cuenta que Dione es de hecho el equivalente de Gea, la madre Tierra.

AFRODITA

Por otro lado, cuando el culto de Zeus usurpó el oráculo- robledo de Dodoma, donde residía Dione, entonces empezaron a creer que tal vez Zeus era el padre de Afrodita. Este hecho solo es una adaptación y tal vez no tenga ningún sentido en la versión original.

Adicionalmente, muchos creían que Afrodita era la hija de Talasa, una personificación femenina del mar. Dentro del culto de Afrodita, su principal centro de adoración se encontraba en Pafos, el lugar donde supuestamente había nacido. Desde allí, millones de personas realizaban rituales para venerar a la diosa y pedir por sus poderes.

Vida adulta

Cada dios, semidiós, criatura y mortal griegos tiene una historia diferente. Algunos, deben pasar por las etapas naturales que conocemos ahora, otros no.  Si hay claro algo en los conocimientos sobre  Afrodita, es que esta diosa no tuvo infancia, ya que cuando nació, se dice que lo hizo como una adulta.

Esto se apoya en que todas las referencias e imágenes que existen de la diosa ya la describen como una diosa deseable adulta. Por otro lado, varios mitos menores explican cómo la personalidad de Afrodita era terrible, a pesar de su hermosa belleza.

AFRODITA

Era vanidosa, malhumorada y bastante susceptible. Se casó con Hefestos y le fue infiel con una gran cantidad de amantes, tanto mortales como deidades, una práctica bastante común en el Olimpo, de hecho.

Tuvo un papel importante en la guerra de Troya, pero adicional a esto, realmente no fue un personaje importante para los mitos pero si para el pueblo griego.

Matrimonio

Si bien es cierto que hoy en día, la institución del matrimonio es bastante cuidada, la realidad de los mitos griegos es completamente diferente. Los dioses, al enfrentarse con una existencia inmortal, comúnmente se ven siendo infieles a sus parejas con otros dioses o mortales.

Afrodita estaba casada con Hefestos, el dios del fuego, esta era su antítesis completa, estaba cojo, era extremadamente malhumorado y feo. Este matrimonio se ejecuta, ya que Zeus tenía miedo que la belleza de Afrodita generara algún conflicto violento entre los dioses, así que decide obligarla a casarse.

En otras versiones de este mito, la madre de Hefestos, Hera, expulsa a su hijo del Olimpo por ser deforme. Este toma su venganza encerrándose en su trono mágico y le pide que para liberarla entonces debe concederle la mano de Afrodita. Hera acepta y Afrodita y Hefestos se casan, haciendo al dios del fuego extremadamente feliz y a la diosa de la belleza infeliz.

Romance con Ares

A pesar de que Afrodita tuvo muchos amantes, entre sus favoritos estuvo Ares, el dios olímpico de la guerra, con él tuvo varios hijos. Hefestos sabía que su esposa le era infiel, ya que Helios, le había dicho sobre la relación que existía entre Ares y Afrodita. Así que planeó una venganza que los avergonzara lo suficiente para que jamás se juntaran de nuevo.

Decidió atraparlos en el acto, para esto, usaría una red invisible que él mismo había hecho sobre el lecho donde se encontraría su esposa con Ares. Esta red lograría inmovilizar a la pareja. Ares, siendo bastante astuto, sabía exactamente qué Hefestos planeaba algo, así que le pidió a Alectrion, su secuaz favorito, que le avisara cuando saliera el sol.

Lamentablemente, Alectrion se quedó dormido y no le pudo avisar a Ares sobre la salida del sol, haciendo que las redes de la trampa cayeran sobre él y Afrodita. Hefestos los encontró y llamó a los demás dioses para que observaran la escena y se burlaran de ellos. Sin embargo, lo que pasó fue algo completamente diferente, ya que los dioses que si asistieron a la escena, solo se burlaban de Hefestos.

Más datos sobre este romance

Algunos admiraban la belleza de Afrodita, otros hablaban sobre lo mucho que deseaban estar en el lugar de Ares. Hefestos no los liberó hasta que Poseidón prometió que Ares cumpliría con un castigo, lo que realmente no pasó, ya que al levantar la red, ambos escaparon y siguieron con su aventura.

Eventualmente, Ares convirtió a Alectrion en un gallo para que así jamás se volviera a quedar dormido y siempre avisara cuando saliera el sol.

Te invitamos a leer más artículos como este en nuestro blog, especialmente este Gorgona en la categoría de mitología.

Afrodita y Psique

Muchas de las historias de Afrodita, ella solo representa una persona de menor relevancia. Esta no es la excepción con la historia de Eros, su hijo y Psique, donde Afrodita, es solo un personaje secundario. Esta historia fue escrita en el siglo II a.C. por Apuleyo, la narración del asno de oro implica que Afrodita le tenía envía a una mujer mortal extremadamente hermosa llamada Psique.

AFRODITA

Los templos del culto de Afrodita comenzaron a vaciarse ya que los pobladores empezaron a adorar a esta nueva mujer. Afrodita entonces le pide a Eros que con una flecha dorada, logre que Psique se enamore del hombre más feo que exista. Eros aceptó pero cuando va a cumplir la misión, en es el que termina enamorándose de Psique ya que se pincha con fecha dorada por accidente.

Por el otro lado de la historia, los padres de Psique se encontraban muy preocupados ya que su hija a pesar de tener la edad de casarse aun seguía soltera. Ellos consultaron al oráculo que les dijo que ella no estaba destinada casarse con una criatura inmortal que vivía en la cima de una montaña y que todos, incluso los dioses, temían de esta criatura.

Eros había planeado esta historia para que él y Psique se pudieran encontrar. Ella le pidió a los seguidores que la dejaran enfrentar su nuevo destino sola y decidió subir hasta lo alto de una montaña. Allí Céfiro, el viento del oeste, la bajo lentamente hasta la cueva donde se encontraría con la criatura.

Para su sorpresa, lo que se encontraba en la cueva no era un monstruo horroroso sino que estaba cubierta de joyas pero en mucha oscuridad. Eros se encontró con su enamorada e hicieron el amor apasionadamente. Eros le pidió que por favor no prendiera la luz cuando estuviera con él, él no quería que lo reconociera ya que sus alas era bastante inconfundibles.

AFRODITA

Más sobre la historia de Psique, Afrodita y Eros

Las dos hermanas de Psique estaban completamente celosas de la relación que mantenía con su amante. Así que la convencieron de que debía matarlo porque seguro se trataba de una criatura que se aprovechaba de ella. Tanto fue su insistencia, que Psique decidió hacerles caso y  cuando estaba teniendo relaciones decidió clavarle una daga. Sin embargo, antes de hacerlo, Psique prendió la luz y dejó caer la daga.

Eros huyó de la cueva diciendo que el amor no puede vivir donde no exista la confianza. Psique le contó a sus hermanas lo sucedido y regocijándose decidieron ir a la montaña a ver si Eros las escogía para ser sus nuevas amantes.

Eso no sucedió, ya que él realmente estaba enamorado, así que las hermanas de Psique terminaron muriendo cuando intentaron salir de la cueva al no encontrar a Eros. La joven mortal buscó a Eros por toda Grecia, tropezando con el templo de Deméter. Una vez que ordenó unas cosas allí, Deméter le indicó que la mejor manera de encontrar a eros era buscando a Afrodita y obteniendo su bendición.

Pisque llegó al templo de Afrodita, allí se tuvo que enfrentar a diversas tareas que le pidió la diosa, desde ordenar algunos granos hasta ir al inframundo por un poco de belleza. A pesar de todas las adversidades, Psique logró cumplir con cada una de las tareas que le pidió Afrodita, haciendo lo que ningún mortal había logrado jamás.

Desenlace de la historia de Psique

Eros, al ver por todo lo que había pasado Psique para conseguir su amor y la bendición de su madre, le suplicó a Zeus y Afrodita que le permitieran estar juntos, explicando que, un amor tan puro como el de ellos merecía ser reconocido.

Esta pareja tenía una historia llena de desafíos, sin embargo, le demostraron a los dioses que el amor es la fuerza más importante de todas. Así que ellos cumplieron con lo que les pedía Eros y accedieron a que la pareja contrajera nupcias. Finalmente, Zeus transformó a Psique en una criatura inmortal permitiéndole pasar la vida al lado de Eros.

Afrodita bendijo la unión entre su hijo y la joven mortal, expresando su felicidad por verlos tan enamorados. Curiosamente, Afrodita estaba tan feliz, que bailó en la boda. Eros y Psique tuvieron una hija a la que llamaron Hedone (Placer), que en su contraparte romana se llama Voluptas.

Estos dos personajes le habían demostrado a Afrodita algo que no creía posible, que el amor era una fuerza suficiente para sacrificar hasta tu vida si era necesario. Ellos eran la vida imagen de que podía existir amor sin la atracción física, algo que hasta el momento, pensaban que no existía.

Adonis

Por otro lado, otro de los amantes de Afrodita fue Adonis. Lo que algunas personas desconocen, es que Afrodita fue partícipe en el nacimiento de Adonis. Cinira era el rey de Chipre, su hija era Mirra, una joven muy hermosa e inteligente.

La madre de esta niña cometió hybris contra Afrodita, afirmando que la niña era mucho más hermosa que la diosa. Esto logró enfurecer y en su deseo de venganza, condenó a Mirra a tener mucha lujuria por su propio padre. Ciniras la rechazó pero Mirra se disfrazó de prostituta y sedujo a su padre para que durmiera con ella. De esta unión, Mirra queda embarazada y cuando es descubierta por Ciniras, este la persigue con un cuchillo para matarla.

Mirra le pide a los dioses misericordia y ellos deciden ayudarla, terminan convirtiéndola en un árbol, logrando evitar su muerte. Ciniras decide suicidarse para restablecer el honor de su familia. De Mirra nace un bebé, al cual se le llamó Adonis. Afrodita pasa por el lugar donde se encuentra el árbol viendo al infante.

Decide sacarlo de allí y lo llevó al inframundo para que Perséfone y Hades lo cuiden, diciendo que ella lo iría a buscar cuando fuera más grande. Adonis creció para convertirse en un hermoso joven, cuando Afrodita fue por él, Perséfone y ella pelearon para ver quién se quedaba con el chico.

Más sobre Adonis y su encuentro con la diosa del amor

Zeus tratando de evitar un conflicto, propone el mismo trato que le ofreció a Deméter cuando Perséfone fue raptada. Adonis pasaría un tercio del año con Afrodita, un tercio del año con Perséfone y el resto lo pasaría donde él desease.

Ambas aceptan y Adonis empieza su año con Afrodita, allí se enamoran intensamente y descubren la pasión de Adonis por la caza. A pesar de no tener muchos conocimientos en esta práctica, Afrodita le indica que nunca se debe pelear con un animal que parezca no tener miedo.

Después de pasar algún tiempo juntos, Afrodita vuelve a sus deberes y deja a Adonis solo. Este se encuentra con un jabalí gigante que cree que puede vencer, sin saber que de hecho este jabalí no es normal, es Ares, el antiguo amante de Afrodita que se encuentra extremadamente celoso.

Adonis persigue al jabalí pero se da cuenta de que no puede con él, el jabalí castra a Adonis y este muere desangrado. Afrodita trata de salvarlo pero no llega a tiempo, Adonis vuelve al Inframundo donde se encuentra con sus padres adoptivos.

Afrodita, al enterarse de que Adonis está en el inframundo, decide buscarlo, peleando con Perséfone para dárselo una vez más. Zeus interviene de nuevo y propone que Adonis pase seis meses en el inframundo con sus padres y seis meses con Afrodita, un trato más razonable que el de la primera vez.

Puedes leer más artículos como este en nuestro blog, de hecho, te recomendamos leer Resumen de Helena de Troya en la categoría de mitología.

El juicio de Paris

Entre las historias de Afrodita, una de la más conocida y destacada habla sobre su participación en la Guerra de Troya, para entenderlo, debemos volver unos años en el pasado. Todos los dioses, semidioses y mortales fueron invitados a la boda de Peleo y Tetis (los futuros padres de Aquiles).

La única persona que no fue invitada fue Eris, la diosa de la discordia, sin embargo. Ella logró infiltrarse a la boda y se apareció con una manzana dorada que tenía tallada la palabra kallistēi, que significaba para la más hermosa. Eris lanzó la manzana entre las diosas Afrodita, Hera y Atenea, que se pelearon inmediatamente reclamando que la manzana era de ellas. Para resolver el conflicto, le pidieron a Zeus que eligiera a la diosa más hermosa pero este, sin querer el favor de ninguna diosa, le pidió a París que realizara la elección.

AFRODITA

París, por su cuenta, se vio siendo sobornado por las diosas. Hera le dijo que si la escogía a ella le regalaría un reino increíble (Asia menor). Atenea en cambio, se dedicó a ofrecerle toda la sabiduría, la fama y la gloria que él quisiera. Y Afrodita fue la única que le susurro en el oído su verdadero deseo, ella le otorgaría a la mujer mortal más hermosa del mundo. París terminó escogiendo a Afrodita y ésta le entregó a Helena.

Las otras dos diosas enfurecidas, tomaron venganza contra París y debido al rapto de Helena, lograron provocar la guerra de Troya.

Pigmalión y Galatea

El mito de Pigmalión ha sido muy utilizado para hacer referencia a Afrodita y eso se  debe a que es tal vez, uno de los mitos más interesantes que existen, a diferencia de otros relatos, el mito de estas dos personas no habla de ningún acto heroico impresionante, solo habla del amor.

Pigmalión era un escultor que dedicaba su vida completa al arte, a pesar de su talento, no había logrado encontrar a la mujer de sus sueños. Afrodita, apiadándose de él, decide enseñarle por su cuenta las maravillas del amor. Pasó algún tiempo, hasta que Pigmalión logra fabricar una escultura parecida a Afrodita, ya que esta se le apareció en sueños.

Pigmalión como escultor del romance

Él decide llamar a la escultura de marfil Galatea y se enamora perdidamente de ella. Al darse cuenta de que no puede vivir sin ella, decide rezarle a Afrodita para que le permita vivir su vida con ella. Afrodita, ejecutando la última parte de su plan, le da vida a la escultura para que así, Pigmalión y Galatea puedan compartir su vida, eventualmente casándose.

En otras versiones de este mito, se dice que en realidad, fueron las personas cercanas al pueblo que le pidieron a Afrodita que lo obligara a casarse con alguna de ella, ya que estaban enfurecidas porque Pigmalión no quería escoger a una esposa. Afrodita aceptó y le dice al artista que debe escoger a una mujer para casarse o que ella misma lo haría en su lugar.

No queriendo hacer esto, Pigmalión le pide a Afrodita que le dé más tiempo para crear una escultura a su imagen antes de elegir a una esposa, la diosa encantada acepto. Pigmalión hizo muchas esculturas pequeñas de arcilla, expresando que estas eran completamente  necesarias para escoger una buena pose, cuando se dispuso a realizar la escultura, noto que realmente deseaba hacerla y terminarla, a pesar de saber que su tiempo se agotaba.

A este punto de la historia, el artista estaba completamente enamorado de su obra, trabajando duramente para que esta ya no se pareciera a Afrodita, sino que se pareciera a la mujer de sus sueños. Al terminar, Afrodita apareció ante él, pidiéndole que escogiera a una esposa, él escogió a Galatea, la estatua, sin embargo, Afrodita le dijo que eso no era posible así que debería escoger a otra persona.

Pigmalión completamente desolado, decide abrazar a la estatua e implorarle a la diosa para que lo convierta en una escultura. Afrodita, apoyándose del pobre hombre, decide infundir a la estatua una chispa de vida convirtiéndola en un ser humano real. Pigmalión y Galatea deciden vivir felices para siempre.

Otras historias

Un rasgo común en la mitología, es la cantidad de versiones diferentes que existen de una misma historia. Los mitos griegos se caracterizan por tener muchos orígenes y diferencias en un mismo personaje. Por ejemplo, una de las versiones de la historia de Hipólito que existen, hablan sobre como Afrodita era el catalizador de su muerte. Es decir, Hipólito pertenecía al culto de Afrodita hasta que él la cambio por Artemisa. En venganza, Afrodita le provocó a la madrastra de este a que se enamorara de él sabiendo que Hipólito la rechazaría.

Por otro lado, la versión más popular de este mito, habla sobre como Fedra, la madrastra, quería tomar venganza contra Hipólito y decide quitarse la vida. Esta dejó atrás una nota a Teseo, su esposo y padre de Hipólito, explicándole que la había violado. Hipólito de hecho, había jurado no mencionar el amor de Fedra hacia él, así que no se defendió de las acusaciones y asumió las consecuencias de lo que Fedra había hecho.

Teseo maldijo a Hipólito, esta maldición tenía que ser cumplida por Poseidón, el dios del mar. La misma asustó a los caballos de su carroza haciendo que el carro se volcara y él muriera. Curiosamente, ese no era el plan original de Afrodita, ya que ella quería que Fedra e Hipólito se enamoraran y que Teseo los descubriera juntos.

AFRODITA

Otras historias sobre la diosa del amor sensual

En otras versiones del mito del rapto de Perséfone, se habla que Afrodita y Eros, su hijo, fueron los que incitaron a Hades a secuestrar a la diosa de la primavera. Se dice que Afrodita estaba molesta con Deméter por alejar a Perséfone del Olimpo, además, quería tener un poco de control en el inframundo.

Afrodita también fue una de las mujeres que se burló de Momo, lo que hizo que la expulsaran del Olimpo. Otro tema que también se toca mucho en los mitos, es que la diosa del amor era muy protectora de su hijo Eneas, quien era un soldado de la guerra de Troya.

Diomedes estuvo a punto de matar a Eneas, sin embargo, Afrodita logró rescatarlo a tiempo. A pesar de esto, Diomedes hiere a Afrodita haciendo que esta deje caer a su hijo, que de hecho, es salvado una vez más por una nube creada por Apolo. Apolo decide llevar a Eneas a Pérgamo, un lugar sagrado de Troya, donde Artemisa logra curarlo definitivamente.

Si deseas leer otros mitos como este de Afrodita, te invitamos a explorar las diferentes categorías que tenemos en nuestro blog. De hecho, te recomendamos leer Dioses del Budismo, un artículo original y muy entretenido.

Poderes de Afrodita

Como todos los dioses del Olimpo, Afrodita también tiene poderes importantes que le ayudan a cumplir las misiones y objetivos que escribieron los griegos para allá. Entre los más destacables podemos mencionar.

  • El amor hacia el cuerpo físico.
  • La lujuria
  • El sexo
  • Belleza
  • Fertilidad
  • Reproducción.

Hijos de Afrodita

Aunque su esposo era Hefestos, durante varios mitos, se expresó que su compromiso era muy diferente a lo que consideraríamos un matrimonio estable hoy en día. Afrodita era conocida por tomar varios amantes, obviamente de la unión con estos dioses, héroes y mortales crearon varias descendencias, de las cuales se tiene mucho registro.

Se dice que entre todos los amantes, Ares (el dios de la guerra) era su favorito, con él tuvo un total de 6 hijos que tuvieron su propio protagonismo en la mitología, estos eran: Anteros, Deimos, Eros, Fobos, Harmonía y Homero.

En el caso de Afrodita y Dionisio, solo tuvieron dos hijos: Himeneo y Príapo. Mientras que con Hermes tuvo tres: Hermafrodita, Peite y Tique. Por otro lado, se dice que Afrodita mantuvo una relación importante con Poseidón, el dios del mar y que con este tuvo a Rodo, con Adonis, en cambio, tuvo a Beroe.

Y aunque esas fueron sus conquistas más reconocidas, la historia de Afrodita es aún más larga. Con Anquises tuvo a Eneas, con Butes tuvo a Erice. La larga vida que poseen los dioses según los mitos, les permite tener una gran cantidad de hijos. A veces, esta cantidad de descendencia logra que se creen varias versiones de un mismo mito, ya que es imposible registrar el parentesco de todos los personajes correctamente.

Si deseas leer más artículos como este, te recomendamos leer Dios Hermes en nuestra categoría de dioses.

¿Quién era Venus?

La contraparte más conocida de Afrodita, es su versión romana Venus. Los romanos adoptaron la mitología griega y la transformaron para que se adaptara a sus propias costumbres, Venus, era la diosa del amor, la belleza y la fertilidad, se encontraba casada con Vulcano.

Por otro lado, no fue sino hasta el siglo III a.C, que se le empezó a identificar con Afrodita. Es decir, si bien los romanos ya hablaban de la existencia de esta diosa, la alta clase romana logró identificar sus orígenes, determinando que la misma diosa Venus que tanto adoraban, era una referencia directa a Afrodita.

Julio César usó la imagen de Venus bastante a menudo. De hecho, la adoptó como su propia protectora, algo que no muchas personas hacían, ya que Afrodita no era relacionada con la protección muy frecuente.

Dentro de la mitología venusiana

Aunque Venus siempre es comparada con la diosa griega Afrodita. Así, varios de sus aspectos característicos es una combinación de dos personajes, el primero Afrodita, como ya todos conocemos y el segundo es la etrusca Turan. Venus, al igual que otras deidades romanas, tiene un concepto literario que nace de los mitos griegos. Los romanos, acostumbraban a tomar estos mitos y los adaptarlos para que se ajustara a su narrativa cultural.

A diferencia de Afrodita, Venus para los romanos no tuvo una personalidad tan marcada en la sensualidad o la crueldad que caracterizan a la diosa griega. Aunque conservaba varios atributos simbólicos, la realidad ejemplificaba a Venus como una diosa tranquila, humilde  y  por supuesto, amorosa. Es entonces, que el sentimiento de amor que se le atribuía a Venus, era más parecido al que se le daba a Eros que a Afrodita.

AFRODITA

Algunos mitos romanos exponen que el nacimiento de Cupido, un personaje que relacionamos bastante con el amor, se debe a una relación entre Venus y Marte, el dios de la guerra. Marte es la versión romana de Ares.

Templos en la antigua Grecia y Roma

Las deidades no sólo existían como una parte de la cultura para crear historias y ya, la mayoría de los dioses eran venerados. Se crearon muchos cultos diferentes en esa época, cada uno tenía tradiciones, rituales y objetivos diferentes, sin embargo, los unía un elemento bastante característico de la antigüedad.

La creación de templos para adorar deidades no es un concepto nuevo, de hecho, en la antigua Grecia existieron muchísimos templos diferentes que servían como sitio de encuentro y veneración. Aunque no se sabe demasiado de los diferentes rituales que giraban en torno a esta diosa, si se ha registrado diferentes templos que existieron en honor a esta diosa, estos templos son:

  • De Pafos.
  • Santolina o Thera.
  • El templo de Cnido (Este templo fue bastante importante, ya que aquí se hizo a la Afrodita de Cnido, por el artista Praxiteles)
  • El de Afrodita, en villa Adriana de Tívoli
  • Amatunte.
  • Rodas
  • El templo de Afrodisias.
  • Varios templos de Afrodita en Corinto (Consecuentemente, Corinto fue conocida como la ciudad de Afrodita, ya que poseía al menos tres santuarios de esta diosa)
  • Los tres templos de Pandemos (Ubicados en Atenas, Megalópolis y Tebas)
  • Afrodita Urania (En Atenas)
  • De Afrodita en kippis (el nombre en español sería afrodita de los jardines, ubicado en la acrópolis de Atenas)
  • Esparta (Que curiosamente, Afrodita era venerada como Areia y se registra que es el único culto que ha presentado utilizar armas como método de adoración)
  • Afrodita Praxis Πραξις.

Y aunque estos son los más conocidos, la realidad es que el culto de Afrodita crecía con mucha rapidez en la antigua Grecia. Así que es posible que se irguieron muchos más altares y templos de los que se tiene registro, la mayoría representaba a Afrodita en su faceta como amante, nunca como la esposa de Hefestos. Afrodita era una diosa bastante venerada y adorada, representaba un sentimiento que la humanidad ha estado obsesionada durante siglos.

Si quieres leer otros artículos como este, te invitamos a explorar nuestro blog, de hecho, te recomendamos leer  Dios del fuego Maya

Iconografía

Antes de empezar a discutir la iconografía de Afrodita, primero debemos definir que es una iconografía. Este concepto se conoce como el conjunto de imágenes que se relacionan a un personaje o a un tema en específico. Tales representaciones entonces, son una conceptualización del objeto, su apariencia o los símbolos tradiciones, por ejemplo.

En el caso de Afrodita, la imagen más antigua de ella se encuentra registrada en la tradición micénica, donde aparece en conjunto con una paloma, mientras monta un toro.  En la antigua Grecia, las deidades femeninas siempre eran representadas usando un conjunto que les cubriera en cuerpo entero,  incluso Afrodita, se imaginaba de esta forma.

Toda la imagen cambió cuando poco a poco su iconografía fue cambiando para tener un modelo más sensual y que atrajera de manera significativa a las masas. La imagen de Afrodita siempre ha sido hermosa sin embargo, a medida de que la antigua Grecia cae y el imperio romano surge, esta diosa evoluciona para ser un símbolo completo de la belleza y sexualidad.

Describir cada una de las iconografías de Afrodita es imposible, existen tantas versiones de ella, que sería inútil representarla de una sola manera.  Las diferentes representaciones de la diosa, nos deja ver claramente como la influencia de la cultura ha sido esencial para describirla.

Del ícono al culto y al mito

Cada mito, cada generación y cada persona, ha sido una parte integral para la creación de la imagen que tenemos de Afrodita, en consecuencia, ella era la suma de todas esos elementos. Lo mismo sucedió con la iconografía de otros dioses de la época, si bien es cierto que sus representaciones hacían alusión a sus mitos originales, la imagen era modificada para ir adaptando elementos culturales necesarios para la época.

Cuando hablamos de Afrodita, sabemos que icónicamente su imagen siempre está representada en tonos rosados o rojos, siempre usando una túnica, con el cabello largo y dorado y a su vez, se ve posicionada cerca del mar. Esta imagen, es una clara representación de las múltiples adaptaciones que ha sufrido durante los años, ¿se parece a las primeras impresiones creadas en la Grecia antigua? Probablemente no, pero sigue siendo la misma diosa.

Curiosamente, no solo el arte y la cultura influye en la modificación de la iconografía de esta diosa, sino que también, las adaptaciones más modernas de las escrituras antiguas, añaden elementos característicos que permiten una mejor evolución de su imagen, incluso si estos elementos no fueron considerados desde un principio.

Puedes leer más historias como esta en nuestro  blog, te recomendamos leer dioses de la mitología romana en la categoría de mitos y leyendas.

Afrodita en la cultura popular

Los dioses griegos y su mitología ha tenido un gran impacto en la cultura popular actual, las historias creadas hace millones de años, aún son recordadas y estudiadas desde los distintos puntos del mundo.  A Afrodita se le recuerda como la diosa de la belleza y el amor, sin embargo, esta concepción de ella es errada. Cuando hablamos de ella en la actualidad, la vemos representada como un amor benigno, que no expresa ningún tipo de lujuria ni pasión.

A pesar de esta visión errada, su imagen y nombre se han comercializado de muchísimas maneras, haciéndola un objeto de la vida cotidiana para una gran variedad de personas. Las historias hablan sobre los dioses como seres divinos que realizan hazañas impresionantes que los mortales no pueden hacer. En la actualidad, la lógica del hombre ha convertido a estas narraciones en historias fantasiosas, olvidándose que durante muchos años, fueron un elemento importante en la cultura de una civilización.

La importancia de Afrodita

Si buscamos la importancia de Afrodita en la mitología griega, nos encontraremos con que realmente no es uno de los personajes más importantes o relevantes fuera de sus propios atributos. A pesar de pertenecer al panteón olímpico, en comparación con otros dioses, su estatus es bastante bajo.

Sin embargo, esto no generó un conflicto para ser venerada. Fuera de las historias, Afrodita fue una de las diosas más amadas por el pueblo griego, su belleza, su inteligencia y el poder, lograron impactar a la civilización de la antigua Grecia.

Aunque a muchos les parezca sorprendente que esta diosa de bajo poder haya logrado tanta adoración, de hecho, no es muy extraño. Para él los ciudadanos de Grecia, Afrodita representa la primera conceptualización del amor, un sentimiento que ya habían estado experimentando pero que no podían explicar. Esta razón logró que la diosa se volviera una parte importante para su cultura y tradiciones.

A su vez, el culto de esta diosa creció muy rápido en poco tiempo, logrando crear un precedente para seguir estando activo a través de los años. Incluso en la modernidad, hay personas que aún veneran a Afrodita y todo gracias a ese primer acercamiento a los griegos.

AFRODITA

El complejo de Afrodita

Dentro del mundo de la psicología, exista un manera de explicar o relacionar ciertos rasgos de personalidad a un concepto establecido, esto son los que se conoce como los complejos. Estos complejos especifican los rasgos y comportamientos de una persona y los relaciona a un personaje de la mitología para lograr estudiarlo y comprenderlo mejor.

Aunque uno de los mayores complejos conocidos es por ejemplo, el complejo de Edipo, creado por Sigmund Freud, otros investigadores han logrado identificar y clasificar otros complejos diferentes. En el caso de Afrodita, esta diosa tiene su propio complejo, que identifica a una mujer cuyo proceso psicológico se caracteriza por creer que no puede ser feliz si no tiene una relación con un hombre.

Este complejo se presenta mayormente en mujeres heterosexuales, sin embargo, la sexualidad poco tiene que ver dentro del complejo. Cómo Afrodita, la búsqueda interminable de relaciones es una necesidad, buscan al hombre ideal en cada persona que conozcan. Si las cosas terminan fracasando, entonces pueden entrar en un acuerdo depresivo existencia que presenta síntomas como: baja autoestima, bajo ánimo crónico, desmotivación y frustración.

Por otro lado, las mujeres que sufren de este complejo les aterra la idea de estar solteras, buscan estar acompañadas en todo momento, independientemente de si son tratadas bien o mal. Su relación siempre se encontrará por encima de su salud mental y física.

AFRODITA

Trascendencia del culto y figura

Dentro  de los estudios, se ha notado que este complejo  afecta mayormente a las mujeres por encima de los treinta años. Allí se nota como mujeres atractivas e inteligentes, se ven enfrentadas a las ideas tradicionales de la vida que han aprendido durante años.

Al no encontrar un hombre que llene todas sus expectativas, en vez de trabajar en su plenitud o la plenitud de su pareja, comienzan a sentirse fracasados y comienzan el ciclo con una pareja diferente. La consecuencia es que, estas mujeres, vayan de relación en relación por cortos periodos de tiempo ya que no pueden encontrar lo que han estado idealizado toda su vida.

Se cree, que la mujer tiene un yo indefinido y débil, un espejo que no le permite verse reflejada como una persona independiente, fuerte y amada por sí misma. Cuando sufren de este complejo, necesitan la constante aprobación, su esencia es necesitar, por lo que la soledad es un terrero fuera de su zona de confort negativamente.

Adicionalmente, también se cree que las mujeres tienden a ser vagas con sus necesidades, ideas u opiniones, creando conflictos para las demás personas que habitan en su relación y están predispuesta a la pelea.

AFRODITA

Puedes leer otros artículos como este en nuestro blog, de hecho, te recomendamos leer Jaguar Maya en la categoría de Dioses.

Afrodita necesita ser querida

Carl Jung, un fue un médico psiquiatra, psicólogo y ensayista suizo, describió al amor verdadero como un sacrificio de la ilusión de las propias posibilidades, es decir, una persona que ama de verdad, debe enfrentarse a un estado de vulnerabilidad y dolor para lograr hacer una entrega personal y que otra persona logre reconocer el sacrificio y lo honre haciendo exactamente lo mismo.

Esto suena algo que todas las personas han pasado por algo así, sin embargo, las mujeres que tienen el complejo de Afrodita, se encuentran con que ellas no desean hacer ese sacrificio, sino que esperan que la otra persona lo haga por ellas, sin que ellas correspondan esta actividad. De allí la noción de que más que querer, Afrodita necesita ser querida.

El patrón arquetípico de la mujer Afrodita, nos muestra un individuo que se enamora fácilmente, es decir, no son conscientes del efecto que provocan en otras personas ni las consecuencias que pueden traer sus acciones cuando le prestan atención a alguien o lo abandonan por sus intereses personales.

Contemporaneidad del complejo de afrodita

Son personas que pueden desligarse de sus sentimientos con facilidad, abandonar una relación es sumamente fácil si realmente no están dispuestas a bajar su guardia. Jean Shinoda en “Las diosas de cada mujer” describió que la conciencia de Afrodita es una mujer centrada y receptiva, una luz brillante en el escenario, que por su cuenta, logra llamar la atención, aun cuando el objeto que está debajo es el protagonista, sin la luz, este no es nada.

Por otro lado, Robert Rosenthal llamó este patrón arquetípico un efecto Pigmalión, ya que describe que existía un poder de esperanza positiva sobre la conducta de las demás personas. El nombre nace de la historia de Pigmalión, que se enamora de la estatua perfecta que él mismo hizo, una estatua con la imagen de Galatea.

Pigmalión le pide a Afrodita que le diera vida a la estatua y esta se lo concede. Sobre este complejo Ortega y Gasset hacen una reflexión muy importante, donde implican que hay personas que vienen al mundo para enamorarse de un solo individuo ideal y consecuentemente, es posible que jamás lo encuentren.

En complejo de Afrodita no significa que una persona es inútil en las relaciones amorosas, sino que debe trabajar más duro para superar estos problemas psicológicos y así encontrar una plenitud en su vida, independientemente de si tiene una pareja a su lado o no. Debemos comprender que nuestra felicidad siempre depende de monstruos como individuos, aunque la vida en pareja es satisfactoria, el no tener una no debería ser un final terrible.

AFRODITA

Puedes leer más artículos como este en nuestra categoría de mito liga, de hecho, te recomendamos leer Palas Atenea

Eros, Afrodita y el sentimiento de amor

Si hay algo bastante claro en la historia de la humanidad, es la obsesión que tiene la raza humana con el amor. El tema de los sentimientos es tan complejo, que muchas personas cuestionan su existencia ¿realmente entendemos que es el amor?

Pocas personas pueden afirmar con certeza que saben que es el amor y aun menor es el número de personas que indica que lo ha internalizado y expresado. Definir al amor es inútil, todos los conceptos del mismo son extremadamente contradictorios, desde el amor espiritual, que define su existencia como algo inmaterial y puro hasta el amor físico, que es definido como apasionado.

El amor tiene demasiadas facetas para ser definitivo en una sola creencia, si hay algo que muchas personas destacan sobre el amor, es que existen muchos tipos de amor y muchas maneras de expresarlo, entonces ¿el amor no es siempre un mismo sentimiento?

AFRODITA

No, no lo es. Si buscamos la palabra amor en el diccionario, nos encontraremos que la misma tiene doce definiciones directas y otras veinte acepciones de uso, incluso el lenguaje hace un énfasis en  definir esta palabra en múltiples maneras, ya que como individuos, nuestra conceptualización del amor es muy diferente a la de los demás.

Del culto al amor idílico

¿Por qué si el amor tiene múltiples definiciones, existía una sola diosa en la antigüedad? Curiosamente, el nacimiento de Afrodita no tiene nada que ver con la necesidad humana de definir el amor en sí, es algo más  cultural para explicar su existencia u origen como tal, es por eso que aunque todos conozcamos a Afrodita como la diosa del amor, la realidad es que existen otras representaciones.

Afrodita tuvo la suerte de ser la más reconocida, sin embargo, a medida que nos adentramos más en la mitología griega, nos encontramos otras personas con mitos, misiones y atributos muy parecidos. El amor ya existía mucho antes de que existiera el mito de Afrodita, Eros o incluso Cupido, los griegos no deseaban definirlo, deseaban explicarlo y dividirlo de manera efectiva.

Los mitos griegos son bastantes claros cuando representa a Afrodita, su matrimonio con Hefestos supone una de las historias más conocidas de esta diosa, sin embargo, su popularidad no nace de ser una diosa del amor casada, su popularidad nace de los múltiples amantes que tiene, sobreponiendo el amor lujuriosos por el romántico. Tanto mortales como deidades se han visto envueltos en relaciones íntimas con Afrodita.

El amor romántico en el nuevo milenio

Aunque la cultura moderna aprecia la castidad del santo matrimonio, para los griegos la situación era diferentes, sus dioses, creían que el matrimonio solo era una etapa, la mayoría tenía relaciones fuera de él (esto era una efecto de ser inmortal). Lo que conllevo a que muchas personas de la época tampoco creyeran en la fidelidad, este fenómeno  representó una división entre lo que se creía que era el amor.

La mitología es bastante confusa en cuanto al amor, los griegos, se vieron obligados a crear nuevas representaciones de este sentimiento para que encajaran en la compleja mente humana. Eros, el hijo de Afrodita y Ares, es el dios del amor romántico, sin embargo, su trabajo es ayudar a su madre, haciendo un enlace entre el amor romántico y el sexual.

Desde la antigüedad, los humanos hemos querido tratar de  racionalizar nuestros sentimientos, la mente humana prefiere aplicar la  lógica  antes que el instinto. Los mitos, no solo sirvieron para explicar los eventos naturales increíbles, sino que también, ayudaron a comprender a los humanos situaciones comunes.

Los griegos creían que Afrodita controlaba el amor entre las mujeres y los hombres, mientras Eros se encargaba de ser el mentor del amor entre los hombres, entonces los humanos  no tenía una decisión sobre sus propios sentimientos, era más sencillo explicar que sus acciones eran un destino divino, en vez de ser una elección moral con consecuencias.

Puedes explorar otros artículos como este en nuestro blog, de hecho, te recomendamos leer el dios Eolo en la categoría de dioses.

¿Por qué el humano adora las representaciones del amor?

La respuesta a esa pregunta es bastante sencilla, el amor, al ser un sentimiento bastante complejo y a la vez incomprendido, causa que sea cuestionado constantemente, haciéndolo un tema muy discutido por casi todas las personas, sin importar su religión, raza, edad o ideología. Las representaciones del amor no necesitan estar en un dialecto específico para comprenderlas, sin importar de donde sean, alguien siempre se va a sentir identificado con alguna representación, ya sea historia, artística o literaria.

De todos los sentimientos expresados por el hombre, el amor es el único que representa aún mucha duda, es imposible de definir y es único para cada individuo. La humanidad, durante siglos, ha añadido matices importantes a este sentimiento, lo que genera que millones de personas intenten recrearlo que de alguna manera, haciéndolo uno de las musas más usadas en el mundo, el humano ama el amor y lo usa para su conveniencia.

 

Si deseas leer más contenido como este, te invitamos a explorar nuestro blog, ya que tenemos una gran variedad de categorías y artículos originales, los mismos están llenos de entretenimiento y aprendizaje solo para ti. Te invitamos a leer nuestro último artículo publicado mitología celta.

Nos interesa saber tu opinión, así que deja un comentario con tus pensamientos acerca de este artículo sobre Afrodita.

Deja un comentario